domingo, 29 de mayo de 2011

Cerrada la temporada del salmón en el Mandeo con la pesca del quinto y último

Ayer sábado día 28 de mayo se acabó la temporada de salmón 2011 en el Mandeo con la pesca del quinto y último ejemplar autorizado para esta temporada. Curiosamente fue pescado por Fernando Ferreño Rocha, que ya había pescado el primero nada mas abrirse la temporada. Pesó 4,600 kgrs y fue pescado a cebo en el pozo de Chelo.




El río seguirá ahora con la pesca del reo, aunque de momento hay pocos.

El pescador del campanu de Asturias repite suerte, ahora en el río Eo

Alberto Fernández Rubio, que el pasado día 1 sacaba en el Narcea el campanu de la presente temporada, repetía ayer suerte aunque en esta ocasión en el Eo. El suyo, además, fue el único ejemplar del río más occidental del Principado, un ejemplar de 5 kilos capturado en el pozo Chamberí. Con un salmón más alcanzaría el cupo de tres para la presente temporada.

El Eo volvía a quedar ayer un tanto retrasado en otra jornada de un buen nivel de capturas, con un total de 38 ejemplares y destacando una vez más el Narcea, que ofrecía 16 salmones tras los 18 del viernes. En el coto La Figal se completó el cupo.

Por tamaño hay que destacar el ejemplar de 8 kilos que Luis Berrocal Medina lograba en la zona libre del Narcea, así como el de 7,600 que Enrique Blanco Martino echaba a tierra también en zona libre del Sella.

El Cares alcanzó con los cinco salmones de ayer la centena justa de ejemplares en lo que va de la actual campaña, que alcanza un global de 494.

sábado, 28 de mayo de 2011

Curioso artículo sobre la pesca del salmón en Asturias

Este es un artículo escrito en un periódico asturiano, por Alberto Carlos Polledo Arias, que se autodefine escritor y experto en Medio Ambiente (datos que habrá que contrastar).
El artículo lleva por título:

Pesca de salmones: flaco favor a una especie en peligro de extinción.




No sé si a ustedes, los pescadores de salmón, les sucederá lo mismo, pero, a mí, aquel famoso recuento de peces en los ríos asturianos que certificó un balance de miles de ejemplares en los tramos salmoneros, me huele a chamusquina. A no ser que al unísono hayan tomado las de Villadiego en busca de aguas más frías, allá por el norte de Europa, para hacer nuevas amistades.

Qué alguien me corrija si no estamos en el mes por excelencia en cuanto a cantidad de capturas en nuestros ríos. Mayo siempre guardó, para alegría de los pescadores que podían acercarse en estas fechas a los pozos, salmones de los llamados 'abrileños' que rondaban entre los siete y nueve kilos, además del refuerzo de 'mayucos', entre cuatro y seis kilogramos, que entraban en cantidades considerables colonizando los cauces hasta la cabecera. Casi todas las echadas guardaban ejemplares y raro era el día que Narcea, Sella y Cares no aportaban más de cuarenta piezas cada uno. El Eo y el Esva eran menos prolíficos, el nivel de sus aguas desciende notablemente, pero también ayudaban a mejorar esa cifra considerablemente. El que lanzaba el señuelo tenía muchas probabilidades de colgar algún pez de la caña a cucharilla, cebo o mosca, pero, si no lo conseguía, siempre gozaba viendo cebarse salmones, sobremanera al alba y al ocaso, en pozos, playadas y rabiones. Ya en junio y todavía más en julio, las capturas disminuían, el río languidecía y la temporada se cerraba ella sola. Está finalizando mayo y, si el número de capturas no aumenta en progresión geométrica estos últimos días, la media indica que entre Eo, Esva, Narcea, Sella y Cares (para qué contar el Nalón, y mucho menos los del río Trubia y Teverga con el ascensor de la mentira en Las Ventas) el promedio diario de salmones pescados es de catorce, la décima parte de los que se capturaban hace unos años. A la vista está que es un registro calamitoso.

Muchos son los factores que inciden en esta penuria. Quizás la más importante sea el cambio climático, la elevación de la temperatura del agua del mar y el cambio direccional de la corriente del Golfo. No olvidemos que al salmón le puede suceder como a la costera del bonito, que de pescarlo a cinco millas se pasó a treinta y cinco y, en la actualidad, los boniteros llegan a faenar a la altura de Irlanda. Los ríos están contaminados porque las depuradoras no funcionan o trabajan al 50% o no están conectadas a los desagües de villas y pueblos. El vertido de purines cerca de los cauces es otro cáncer sobresaliente. Por no hablar de saltos de agua, minicentrales, industrias químicas y lecheras; males a los que hay que añadir los causados por las centrales térmicas, el exceso de cañas en sus orillas y el resto de artes de pesca que de forma furtiva se realiza el resto del año. Todas estas razones, a pesar de que muchos lancen las campanas al vuelo con estos números miserables, son más que suficientes para decir que la recuperación de los ríos asturianos pasa por hacer todo lo contrario de lo que hasta el momento se está llevando a cabo si, de verdad, deseamos que estos recuperen su vigor.

Da que pensar que pescadores de salmón y sus correspondientes sociedades, Consejería de Medio Ambiente y ecologistas den por buenos estos resultados. Los primeros, porque aplican una política de tierra calcinada y, ya saben, si no lo pesco yo otro lo hará; en este río siempre hubo salmones y si ahora escasean es culpa de cormoranes, garzas, culebras de agua, nutrias, hasta del martín pescador si me apuran; pero nunca de que se pesquen más ejemplares de lo debido. Las segundas, porque temen perder áreas de influencia. La Administración está fuera de juego, le basta y le sobra con el dinero de las licencias e hinchar la estadística con añales: la vida en los ríos le importa un comino. Los ecologistas quizás teman enfrentarse con un colectivo amplio e influyente. Por eso ninguno de ellos dice esta boca es mía.

Que los ríos asturianos precisan un tratamiento quirúrgico de saneamiento con urgencia, está claro. Que se está agudizando su agonía al no vedarlos, como mínimo diez años para fomentar el desove natural, también. Por ello tengo que decir que flaco favor se está haciendo a los salmones -especie, aunque algunos lo tomen a broma, en peligro de extinción- autorizando su pesca.

Permítanme decir que el cambio político propiciará, de mano del señor Álvarez-Cascos, un mejor futuro a los ríos asturianos; una consejería de Medio Ambiente que no dependa de la de Infraestructuras y Desarrollo, porque eso es como meter el zorro en el gallinero y, por último, la anulación definitiva del proyecto de parking en los sótanos del Campo de San Francisco. Qué así sea.

Comentario mío: Lo de siempre, somos los pescadores los culpables de todo esto. Menos mal que este señor no se ha fijado en las capturas de Galicia que si no ........ la pesca deportiva sería ilegal

jueves, 26 de mayo de 2011

Los ríos asturianos superan las 400 capturas de salmón

Los ríos asturianos dejaron ayer 18 salmones más, alcanzando los 413 ejemplares capturados en lo que va de temporada.


Que envidia nos da esto. Ya quisieramos que en Galicia, que teníamos tantos ríos salmoneros, llegaramos a esto.

Yo felicitaría a la xunta por su labor, ya que se contentan con que haya unos pocos salmones en algunos escasos ríos. Y encima echan cohetes.

Pero ya sabemos, la culpa lo tienen los pescadores, "que son muchos y unos desaprensivos". Parece que en Asturias deben de ser mas educados.

En fin ......

Revilla se relaja después de su derrota electoral

 
 
Tras dos semanas recorriendo Cantabria en el intento de 'pescar' votos, ayer el presidente del Gobierno regional, Miguel Ángel Revilla, hizo un alto en su actividad diaria y se tomó la tarde libre para practicar uno de sus deportes favoritos: la pesca en el río.
 
 
El líder regionalista se desplazó a primera hora de la tarde hasta el río Gándara, cerca de la localidad de Casatablas, en el valle de Soba, después de comer con el alcalde de Valle de Villaverde, el también regionalista Pedro María Llaguno.
 
 
Equipado con una caña de tres metros, el correspondiente traje de agua y botas con cadenas para no sufrir ningún resbalón, el presidente cántabro entró en el río sobre las cuatro y media de la tarde. Utilizó un cebo natural y no tardó mucho tiempo en tener su primera picada, una trucha de más de quinientos gramos. Acto seguido, Revilla devolvió la pintona al río ya que practicó pesca sin muerte. El presidente regional tuvo una buena tarde de capturas, aunque no consiguió ningún ejemplar de mayor tamaño.
 
 
La afición de Miguel Ángel Revilla por la pesca no es nueva. En muchas ocasiones ha recordado que la practica desde que era niño y no tanto por deporte «sino por necesidad». En varias entrevistas ha confesado que «si tengo un rato libre lo que más me gusta es pescar». Y además, saca pecho porque asegura que «era muy bueno pescando truchas, pero ahora igual no voy ni dos veces al año. Me encanta ir al río a zonas libres».
 
 
En palabras del presidente regional, practicar la pesca en los ríos de Cantabria tiene el «añadido maravilloso de disfrutar de los paisajes preciosos de las riberas de Cantabria. Cuando vas a pescar ves paisajes, la fauna, los robles , los acebos... Es una maravilla».
 
Tras la tarde de ocio, Revilla hizo frente a una completa agenda. Por la mañana presidió la primera sesión del Consejo de Gobierno tras las elecciones del 22 de mayo, y por la tarde afrontó en el partido la reunión del Comité Ejecutivo.
El órgano de dirección de los regionalistas cántabros fue convocado a las 20.00 horas en la sede de Santander. La cúpula del PRC se reunió para analizar los resultados electorales y para hablar de futuro. Un porvenir que les sitúa en la oposición. Los líderes del PRC debatieron de manera especial de sus estrategias para afrontar ahora las elecciones generales, el próximo reto del PRC.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Temporada 2011 de salmón en Cantabria

El cupo de pesca de salmón en la cuenca del río Pas se ha cerrado el pasado viernes con un total de 41 capturas, una más del cupo previsto para la campaña de este año.


Según ha informado el Gobierno de Cantabria en nota de prensa, los permisos restantes de los cotos salmoneros de esta cuenca quedan así anulados. No obstante, se sigue permitiendo la pesca de la trucha en los tramos libres de la zona salmonera del río Pas hasta el cierre normal de la campaña de pesca.

En el resto de cuencas se ha efectuado, a día 22 de mayo, las siguientes capturas: la cuenca del Asón, con 17 ejemplares, se sitúa a 8 capturas de cupo; en el Nansa se han pescado 4, por lo que están a 9 del cupo; y la cuenca del Deva lleva 5 salmones, uno de ellos capturado en la zona compartida con Asturias, estando a 16 piezas del cupo.

domingo, 22 de mayo de 2011

Sinde y Couso afrontan la recta final en la temporada de salmón

Tanto en Sinde como en Couso están autorizadas 6 cañas, 12 en total. Media docena de capturas se hicieron en el primero hasta a día de hoy. Teniendo en cuenta que una vez cubierto el cupo de 25 salmones de Ximonde se reservan un máximo de 10 ejemplares extras para ambos cotos, se puede afirmar que la temporada está rozando su fin.

Ximonde, alcanza el cupo de 25 piezas en el undécimo día de pesca

La temporada de pesca de salmón en A Estrada está siendo una de las más exitosas de los últimos años. En la mañana del domingo pasado, hace hoy una semana, se alcanzaba la cifra máxima de capturas estipulada por Medio Ambiente para el coto de Ximonde. El salmón número 25 sucumbió al cebo del último de los pescadores afortunados en la zona, algunos por partida doble.

La milla de oro estradense para los captores del pez rey agotó su cupo una vez cumplida la segunda semana de la temporada, que comenzó el día 1 de mayo. Hubo 11 días autorizados para la pesca desde entonces en Ximonde, en donde están permitidas 4 cañas; si bien es cierto que entre los días 7 y 8 medio centenar de deportistas probaron suerte en la ribera con motivo del concurso de pesca de salmón convocado por la sociedad Río Ulla.

Según los datos unos 86 pescadores habrían pasado por el coto más prolífico en salmones de la zona, 36 de ellos al margen de la mentada competición. Sin embargo hubo días en los que no acudieron el total de deportistas autorizados, como en el primer día de la temporada. No obstante, las abstenciones son poco frecuentes, ya que los permisos son pocos y se otorgan por sorteo.


El día en el que se registraron más capturas fue el día 7, en la primera de las jornadas del Concurso Internacional de Pesca de Salmón, que cumplió su 35ª edición. Ximonde proveyó de 5 ejemplares entonces, uno de ellos de algo más de 9 kilos, el más grande desde el año 1986 según los registros. Pero fueron varios los deportistas que se llevaron más de una pieza a casa durante esta temporada, que continúa en los cotos de Sinde y Couso.

Dicen los entendidos de la zona que el coto de Ximonde tiene ciertas particularidades que facilitan la pesca. Existe una presa relativamente cerca que mantiene a los salmones en la zona durante una o dos jornadas pendientes de retomar el curso del río. En las otras dos riberas autorizadas en el Ulla, Sinde y Couso, el número de capturas es menor pero supone al tiempo una motivación para los deportistas que allí se concentran.

El río Ulla ha sido generoso este año con las riberas estradenses y ha deparado fortuna para quienes gustan calzar las botas de agua y lanzar el anzuelo. En apenas 3 semanas se ha completado la temporada del salmón, la mejor muestra de ello.

Se pesca el cuarto salmón en el Río Mandeo


El cuarto de este año 2011 lo capturó ayer Antonio Martínez, vecino de Vegadeo, Asturias. Lo pescó en el pozo de Agustín y pesó 4,9 kilos y midió 72 centímetros. Los pescadores solo podrán capturar un salmón más en el Mandeo. Se encuentran a la caza del último ejemplar, el más grande de todos, pero habrá que esperar para saber si se les resiste.

sábado, 21 de mayo de 2011

Impresionante trucha de 6 kilos en Monterroso

La foto hace inútil cualquier comentario. Vean.

Este es el primero del Masma 2011


El ponente de la actual “Lei de Pesca de Galicia” y miembro del Comité Galego de Pesca, Pepe Casal, hizo valer su conocimiento del curso cunqueirano y puso en el centro de precintaje el primer salmón del Masma.


El plateado, salvaje y de 79 cm de longitud y 4,8 Kg  de peso, fue capturado a lombriz y quisquilla en el Pozo Carlos del Lote 3 de Celeiro.


Casal compartía coto con otros dos ilustres del Tambre como son Luís Reboredo y Bruno Mera que no tuvieron la fortuna de su lado.


Los ribereños David Castrillón y Fernando Cabaleiro acompañaron a los tres pescadores y fueron parte destacada en la consecución de la pieza pues su detallado conocimiento del río facultó la captura del ejemplar.

Cascos anuncia en Tineo que la tradición del 'campanu' volverá al primer domingo de marzo

El candidato a la presidencia del Principado de Foro Asturias, Francisco Álvarez-Cascos, se ha comprometido a recuperar las fechas tradicionales de apertura de la pesca del salmón, lo que supone que el 'campanu' (primer salmón pescado) de cada río volverá al primer domingo de marzo, así como la pesca todos los días de la semana y la supresión de los cotos parciales.


Cascos ha explicado en Arriondas y Tineo las propuestas del programa de Foro Asturias en materia forestal, caza y pesca fluvial en los respectivos actos públicos celebrados este domingo, entre las que destacan la modificación de las leyes vigentes, la aparición de las nuevas figuras de los 'Maestros del río' y los 'Guías de caza' que se seleccionarán entre los ribereños y los locales de cada comarca, sobre la base de sus conocimientos sobre el terreno y de sus conocimientos prácticos en el arte de la pesca y en el ejercicio de la caza, con funciones de enseñanza, vigilancia y asistencia a los aficionados, así como la creación de las Aulas del Río y del Monte para fomentar el conocimiento y la protección de los ecosistemas.

También contempla la elaboración y ejecución de planes de fomento de las especies piscícolas por ríos o cuencas salmoneras, así como por cuencas trucheras, basados en el funcionamiento de piscifactorías en la cabecera de cada cuenca y repoblaciones anuales de trucha común y salmón, control de los depredadores y requerimientos de regulación más estricta de la navegación de canoas.

Entre las medidas de vigilancia y control, se contemplan planes coordinados con la Guardia Civil para perseguir los casos de furtivismo que causan graves daños de tipo medioambiental a las poblaciones piscícolas, como son el uso de redes y arpones, así como venenos u otros, especialmente en las épocas de estiaje y de baños, y en los meses de freza.

Salmón de 9 kilos en el Sella

Un alicantino ha pescado un salmón de 9 kilos y cien gramos. José Vicente Fernández se ha vuelto con todo un trofeo de su cita anual con las aguas del río Sella. Al menos tiene salmón en casa para comer durante una buena temporada, ya que la normativa impide la comercialización de las piezas capturadas. De hecho, confiesa que fue toda una odisea el mantener el pescado congelado en el viaje de regreso desde Asturias a Alicante en el coche.


La captura se llevó a cabo durante el puente de la Santa Faz. José Vicente, peluquero de profesión, se desplazó a Asturias con otros amigos para participar en la temporada de pesca. "Llevaba cinco años en los que no conseguía capturar nada", explica a este diario. Al final no sólo ha conseguido una buena pieza, sino que ha logrado batir récords de un peso mayor que la que tenía el ejemplar que inauguró la temporada. Muchos compañeros pescadores le aseguraron que "se te ha aparecido la Virgen de Covadonga" con esta captura.

El número de ejemplares pescados está limitado a una sola pieza por persona al día y por coto y la captura se realizó tras más de seis horas en las aguas del coto de Tempranas. La jornada empezó a las ocho de la mañana y todo apuntaba a que José Vicente iba a marcharse otro año más de vacío. A las doce del mediodía, los gancheros ya se habían cambiado de puesto.

El gran ejemplar cayó entre las 16.00 y las 16.30 horas de ese día. "Al principio, no éramos conscientes de que se trataba de un pez tan grande", recuerda. Entre todos comenzaron a tirar y el pez llegó a tirar entre treinta y cuarenta metros de sedal. El salmón arrojó al agua a uno de los miembros del equipo mientras trataba de agarrarlo con el salabre.

El pescador asegura que sus compañeros de Asturias le han dicho que es el mayor ejemplar pescado en la actual temporada en Asturias. Más incluso que el "campanu", que es el primero que se pesca en la temp0rada de los ríos asturianos. Éste el único que se puede vender. El resto de los autorizados en el coto, el pescador se los lleva a casa.

Por ello, el viaje de vuelta a casa fue una aventura para tratar de que el pescado llegara a Alicante en perfecto estado de conservación. El salmón fue congelado en Asturias y transportado en coche a la provincia. En Madrid fue necesario hacer una parada para renovar todo el hielo. Una vez en Alicante, el pescado fue cortado en rodajas y ahora la familia lleva comiendo salmón tres veces al día, dado su tamaño.

'El Chato' cierra la temporada en el Pas al sacar el salmón número 40

Era cuestión de horas. Y los pronósticos no fallaron. La cuenca del río Pas dio ayer el salmón número 40, que obliga a cortar la temporada a partir de hoy, sábado 21 de mayo. El pez que salió del río para dar por cumplida la cuota pesó 5,3 kilos y fue capturado por Jaime Mazorra 'El Chato', ribereño del Pas, en el pozo La Central del coto de Puente Viesgo. Minutos antes, habían tocado otros dos ejemplares, que no llegaron a prenderse del anzuelo.
 
 
Como la normativa permitía seguir probando suerte durante el día de ayer, Güedes dio su decimoquinto salmón del año, un pez de 5,3 kilos izado a tierra en el pozo de Juana Díez. De esta manera, se convierte en el coto con mejores resultados de esta cuenca, seguido de cerca por Puente Viesgo, con doce peces. En total, al cierre de esta edición, el balance final del Pas es de 41 'salmo salar', repartidos de este modo Castañalón 1, La Cantera 1, La Barca 2, Güedes 15, Dos Ríos 1, La Cruz 2, Covanchón 4, Puente Viesgo 12 y 3 en la zona libre de Renedo.
 
En el resto de cuencas el bajo nivel de las aguas está estancado el número de capturas. El Asón, que comenzó la temporada de modo ilusionante con seis peces el día de la apertura, el 1 de mayo, sumó sólo dos más desde el domingo, uno en Pedregueras, a cucharilla, y otro en la zona libre de Udalla, capturado, de nuevo, por un ribereño de la zona. Deva (Matadero ha dado dos más) y Nansa (Bejar) empatan a cuatro peces. En total, al cierre de esta edición, se llevan registrados 65 salmones en tres semanas de pesca, una cifra excelente en comparación con los pobres resultados de años precedentes.
 
El cierre de la campaña del salmón en el río Pas estaba cantado porque sólo faltaba un 'salmo salar' para alcanzar la cifra máxima permitida en esta cuenca por la legislación vigente, y hay peces los pozos. En los últimos siete días se han sellado once más, hasta alcanzar los 39 que figuran en la estadística oficial. El viernes pasado salieron tres, dos en Puente Viesgo y otro en Covanchón, todos ellos a última hora de la tarde. El sábado el acotado de Puente Viesgo sumó otro más, el último que ha dado por el momento, hasta contabilizar once. El día de San Isidro, se pescaron dos: uno en Güedes, que con catorce salmones es el coto más fructífero de esta cuenca; y otro en el Castañalón, donde Manuel Barreiro Mier, residente del valle de Toranzo, logró engañar con esquila cocida y lombriz de tierra un precioso salmón 6,1 kilos recién entrado de la mar.
 
El martes, Fernando Compostizo Sañudo, veterano pescador y ex presidente de la Sociedad de Fomento, pescó el primer salmón de La Cantera, que arrojó un peso en la báscula de 5 kilos. Ese mismo día La Barca y Güedes aportaron dos piezas más. Los dos últimos peces del Pas salieron este miércoles, en la zona libre de Renedo. Uno de ellos lo sacó Manuel Barreiro Mier, que con los dos de esta semana suma ya ocho salmones en su corta trayectoria de pescador.

El río Pas, a un solo salmón de alcanzar el cupo máximo

Si en Galicia la temporada del salmón está siendo un poco lenta, en Cantabria y Asturias las cosas van por otro camino.
 
El cierre de la campaña del salmón en el río Pas es cuestión de horas. Resta tan solo un 'salmo salar' para alcanzar los 40, cifra máxima permitida en esta cuenca por la legislación vigente, y hay peces en los pozos. En los últimos siete días se han sellado once más, hasta alcanzar los 39 que figuran en la estadística oficial.
El viernes pasado salieron tres, dos en Puente Viesgo y otro en Covanchón, todos ellos a última hora de la tarde. El sábado, el acotado de Puente Viesgo sumó otro más, el último que ha dado por el momento, hasta contabilizar once. El día de San Isidro, se pescaron dos: uno en Güedes, que con catorce salmones es el coto más fructífero de esta cuenca; y otro en el Castañalón, donde Manuel Barreiro Mier, residente del valle de Toranzo, logró engañar con esquila cocida y lombriz de tierra un precioso salmón 6,1 kilos recién entrado de la mar.
 
 
El martes, Fernando Compostizo Sañudo, veterano pescador y ex presidente de la Sociedad de Fomento, pescó el primer salmón de La Cantera, que arrojó un peso en la báscula de 5 kilos. Ese mismo día La Barca y Güedes aportaron dos piezas más. Los dos últimos peces del Pas salieron este miércoles, en la zona libre de Renedo. Uno de ellos lo sacó con un aparejo de mosca para truchas Manuel Barreiro Mier, que con los dos de esta semana suma ya ocho salmones en su corta trayectoria de pescador. Pese a que el río está bajo, todo apunta a que la pericia de los deportistas obligará a cerrar una de las mejores campañas de los últimos años.
 
En el resto de cuencas el bajo nivel de las aguas está estancado el número de capturas. El Asón, que comenzó la temporada de modo espectacular con seis peces el día de la apertura, ha sumado sólo dos más desde el domingo, uno en Pedregueras y otro en la zona libre de Udalla, capturado este último por un ribereño de la zona. Deva (Matadero ha dado dos más) y Nansa (Bejar) empatan a cuatro peces. En total, se llevan registrados 63 salmones en tres semanas de pesca, una cifra considerablemente notable en comparación con los pobres resultados de años precedentes.
 
Tras un arranque espectacular, Asturias ha bajado un poco el ritmo de capturas. Pese a todo, han salido 308 salmones, distribuidos de este modo: Eo 36; Esva 19; Narcea 65; Sella 123 y Deva-Cares 65.
El coto más prolífico por el momento está siendo el de Puente Romano, en el Sella, que lleva 21 salmones.

jueves, 19 de mayo de 2011

El utillero del C. D. Ourense pesca una trucha de dos kilos

Paco Muñoz, utillero del Club Deportivo Ourense con su trucha de cerca de dos kilos.

Trucha de mas de 4 kilos en el Ladra

El río Ladra premió la última semana del mes de Abril a Antonio Barrio Vázquez, veterano pescador vecino de Noche, Vilalba, con una trucha de 4,2 kilos de peso.


Fue pescada en el coto de Begonte

martes, 17 de mayo de 2011

Le deseo suerte a Carlos Caamaño

Mañana, Carlos Caamaño acude al Río Mandeo a por el cuarto salmón de la temporada.

Desde aquí le deseo mucha suerte y haber si consigue su objetivo.

Un abrazo

Truchas de 6 kilos en el Ulla y en el Tormes

El melidense Vicente Martínez Amboage tuvo que luchar, el viernes pasado, dos horas para pescar una trucha de casi seis kilos en el río Ulla. El pescador se mostró muy satisfecho por su captura e invitará a sus amigos.


Un pescador abulense capturó el año pasado en el río Tormes una trucha de 74 centímetros de longitud y seis kilos de peso, un ejemplar que ha dado en llamar 'El abuelo del Tormes' por sus proporciones.

Según relata el pescador, Paco García, en el blog del Club de Pesca Valle de Iruelas, cuando el 4 de agosto pescaba en el coto de Galisancho sobre las 16.30 horas "una fuerte picada a ninfa, con poco tintenear de la puntera de la caña y la obstinación del animal por no moverse de su apostadero, delataba que lo que se encontraba al otro lado del sedal era digno de respetar".


"Tras aproximadamente veinte minutos de lucha y a pesar de no haberse rendido todavía, mi cuñado Fran la ensalabró magistralmente, mojándose entero", relata.

¿Cual es la imagen mas repetida en los rios gallegos?

Yo creo que sería esta.

Trucha de 1,800 kgs. en el Río Tea

Un pescador vigués, nativo de Mondariz, capturó a principios de temporada una trucha de 1,8 kilos y 54 centímetros de longitud en el río Tea, ayudado de una caña de 3,90 metros. La pescó con la técnica de "a Miñoca" aprovechando que las aguas estaban revueltas por la abundante lluvia que cayó ese fin de semana.


Segunda jornada de pesca de la temporada en el río Tea y una trucha de un kilo y ochocientos gramos en la cesta. Fue el trofeo que se llevó a casa Alfonso Caballero, un vigués nacido en Mondariz que salió a pescar el pasado domingo con su compañero Víctor Sobrino.

Este experto pescador de 58 años lleva más de cuarenta años practicando esta modalidad deportiva y asegura que ésta ha sido la segunda vez en su vida que ha capturado un ejemplar de este tamaño con la técnica "a miñoca". Anteriormente había cogido peces de esta talla pero con la técnica de cucharilla.

La abundante lluvia de ese fin de semana favoreció que el río estuviese revuelto y muy oscuro y la trucha mordió el anzuelo. "En esta ocasión se cumplió el refrán de a río revuelto, ganancia de pescadores" bromea Alfonso. El problema fue quitarla sin perderla y sin que partiese la caña. "Fue difícil de sacar porque la caña de 3,90 metros no era la más apropiada para un ejemplar de estas características y pudo haber roto" relata el pescador, quien asegura que él y su compañero tardaron veinte minutos para quitarla del agua.

El pez de 54 centímetros fue capturado en los pasos de As Poldras, en la parroquia covelense de Casteláns, un tramo del Tea perteneciente al coto de pesca de Lougares, en Mondariz, y el único habilitado para la pesca "a miñoca".

Una trucha apropiada para un buen banquete. Sin embargo, Alfonso Caballero se ha quedado sin probarla para hacer un regalo y el ejemplar ya está en el congelador.

La temporada de pesca en el río Tea comenzó el pasado 20 de marzo y según comenta este pescador, "cada año la pesca es peor porque hay menos cantidad de truchas y es más difícil llenar la cesta" .

Aunque en las aguas del Tea también hay escalos y múgeles, cada vez es más difícil dar con algún ejemplar de estas especies.

lunes, 16 de mayo de 2011

La pesca del salmón, de moda en Galicia

Luis Miramontes lo tiene claro. Él fue de los afortunados que «mojó» hace una semana en el 35.º Concurso Internacional de Pesca do Salmón, en A Estrada. Y si a él le tocó la lotería con un pez de casi cinco kilos, a Juan Carlos Míguez, que consiguió una pieza de 9 kilos, le cayó el gordo. «Yo empecé a pescar salmón -asegura Miramontes- hace tan solo siete años; siempre fui pescador de truchas y lubinas, pero la del salmón es diferente, es el rey de los peces. Yo he cogido robalizas grandes y no hay comparación». Además de la gran fuerza que desarrolla el salmón en la pelea, está la particularidad del medio. «En el río, al contrario que en el mar, no es fácil sacar un pez así. Existen corrientes que el salmón aprovecha y vegetación que dificulta su pesca», dice.


El esfuerzo que realizó el salmón para ir a los mares del Norte y regresar a su nacimiento en el Ulla fue titánico, pero pescadores como Miramontes también deben trabajárselo para acudir a la cita con estos atletas del río. «Te apuntas y vas a un sorteo de permisos donde cada vez hay más gente. Las cuotas de capturas son muy limitadas y las restricciones aumentan. Pescar en Ximonde es una suerte impresionante porque en diez días salen los 25 autorizados. Para cuando hice mi lance ya iban 11», argumenta este estradense que también frecuenta cada temporada los cotos del Eo y del Lérez, o los del Cares y Narcea en Asturias, donde monta cucharilla y cebo. «Los asturianos, al contrario que en Galicia, mantienen algún tramo libre para el salmón. Puedes ir dos días a la semana y, si hay un número limitado de capturas para el río, da igual que se pesque en el acotado que en el libre», opina. Aunque piensa seguir disfrutando de las posturas del Ulla en lugares como Cubelas o Venezuela, o en Louredal, en el Eo, que ahora es sin muerte y para el que en breve será obligatorio montar un solo anzuelo simple.



En su opinión, el Ulla no tenía nada que envidiarles a los ríos asturianos -donde los conservan bien porque, además, atrae un turismo que se deja mucho dinero-, pero presas como la de Portodemouros fueron un mazazo. «Ahora el coto de Sinde es el primer sitio donde paran los salmones, pues en Couso, que también era muy bueno, desde que abrieron la escala de remonte, hace cinco años que no se pescan. Suben como cohetes». El que sacó en Ximonde era uno de los dos marcados como de repoblación. Los 18 restantes de la temporada eran totalmente salvajes. En su opinión, los esfuerzos de la Xunta para recuperar el salmón son efectivos aunque cree que debió atajarse antes el declive.


Miguel Ángel Calvo, que lleva varios años quedando segundo en el concurso del Ulla, destaca lo impredecible de esta pesca, y la satisfacción de una buena pieza, en un mundo como la pesca donde las bocas suelen llenarse de exageraciones. «Moitos pescadores levaban toda a mañá intentándoo alí e, cando faltaban dez minutos para rematar a manga, cheguei e conseguín que picara, e sacalo», dice.

Calvo reconoce que «a do salmón é unha pesca bastante obsesiva, poden pasar horas sen unha picada e cando menos o esperas, come. Se non hai tramos libres se cadra é porque habería xente disposta pasar todo o día no río». Se dice que el salmón no se alimenta en el río pero no lo ve tan claro, pues entra al cebo natural. Quizá la cucharilla que muerde es la que lo molesta mucho. En el plato, el salmón salvaje tiene un sabor distinto y posee mucha menos grasa que el de piscifactoría.

Las truchas, especie en extinción



Que las truchas no entren al cebo es algo que ya no sorprende a los pescadores, resignados de un tiempo a esta parte a considerar como jornada brillante aquella en la que vuelven con algún pez en el cesto. Pero que no se vea ni rastro de ellas, ni siquiera en tramos en los que no se permite la pesca, plantea un nuevo y alarmante escenario. Tras años de caída paulatina de la población de salmónidos, en la presente temporada se ha encendido la luz de alarma. Sin que nadie sepa por qué, las truchas se han esfumado.

«Con las crecidas tan fuertes de hace ocho o nueve años ya hubo un bajón en la pesca, pero en los dos últimos años la caída es tremenda. Es un verdadero disparate y no hay río que se salve. Lo peor es que no sabemos por qué está pasando, supongo que todo se vuelve en contra de la trucha», dice José González, veterano aficionado y dueño de una tienda de artículos de pesca en Monforte.

El pescador suele echar mano de teorías variopintas para explicar la escasez de truchas o la falta puntual de picadas: las condiciones meteorológicas, la carencia de repoblaciones, la contaminación de las aguas, la voracidad de nutrias y cormoranes, la abundancia de tramos sombríos por la ausencia de talas, el deterioro de las presas... Ninguna de ellas parece justificar por sí sola, sin embargo, un fiasco generalizado como el de la presente temporada.

El concurso celebrado el pasado primero de mayo en A Pontenova ilustra muy bien la situación de los ríos. Ese día se abrió la temporada en ese tramo del Eo, un coto de primera categoría y bien vigilado para evitar incursiones de los furtivos. ¿Resultado? 120 capturas entre 90 pescadores de primera fila. Un promedio de 1,3 truchas por caña. «En el Navia se celebró hace poco un concurso de Telefónica y el ganador pescó dos truchas en toda la mañana», apunta José González al hilo de lo que se comenta en su negocio.

En el tramo urbano del Cabe, vedado para la pesca desde hace años, ya resulta difícil dar con la silueta esquiva de una trucha entre la presa del Parque dos Condes y el multiusos. Aguas arriba, en el coto de Monforte, muchos socios de Val de Lemos han optado por colgar la caña antes de tiempo: «Ir al río es lo mismo que si lanzases el cebo en el medio de un prado».

Para el presidente de esta sociedad, al menos este año el problema del Cabe está identificado. «Llevamos casi un mes con el río turbio por los arrastres de las obras del corredor», se lamenta Roberto Fernández. En su opinión, en los últimos años se ha producido un bajón generalizado en las capturas por un cúmulo de circunstancias: «La contaminación está ahí, la presión de los pescadores es grande...». La administración -explica- «conoce el problema» y se debatirá tras la temporada en los comités de pesca.

José Fernández tiene 44 años y patea desde los 18 los ríos de Chantada caña en mano. La licencia de pesca le caduca el próximo 14 de mayo y por vez primera no va a renovarla. «Este año hay una caída salvaje en las capturas y el tamaño de las truchas. Es patético», se justifica. ¿Sobrepesca? «No creo. Cuando empecé los novatos pescaban y los buenos llenaban el cesto. Había más pescadores que ahora y al venderse las truchas muchos no salían del río. Por experiencia, por lo que escucho a otros, por amigos biólogos, debería tener una idea de lo que pasa. Pero no la tengo, ya me gustaría saberlo». A quién no.

sábado, 14 de mayo de 2011

Nace FISHBOOK, la red social para pescadores


Los pescadores de mar están de enhorabuena. De la mano de Andrés Orts, ha nacido Fishbook.es. , una red social para pescadores de agua salada. En los pocos días de vida que tiene, la criatura ha comenzado a andar y pronto crecerá y veremos su evolución.

Espero que sea un referente en el mundo de la pesca y le deseo una larga y próspera vida.

Desde aquí le doy mis felicitaciones al padre de la criatura.

La suerte del neófito

(Experiencias de un redactor de la Voz de Galicia en su primer día de pesca)

Pescar es de pacientes. Abierta la veda, una competición contra las esquivas truchas y el cansancio mental. ¿Qué otra conclusión puede sacar un neófito? El ansia es mala consejera en las riberas, y más cuando se tiene la suerte de llegar, tantear, y tras un par de lances, sacar del agua un ejemplar de un kilo y 50 gramos de peso. Uno se las promete muy felices, cuando el éxito aparece a la primera. Claro que según transcurre la mañana, le da por pensar que mordió el anzuelo una pobre despistada.

Comenzada la temporada, el redactor quiso probar suerte y sentirse un aficionado más. Con todo a la carta: una pequeña caña telescópica, carrete, sedal y cucharilla. Su afán, lanzar y recoger el peligroso cebo dorado (a veces más para el inexperto, que tuvo que mostrar sus dotes desenredadoras). El lugar elegido, Seixón, en el domesticado Miño aguas abajo de Portomarín. Al lado, un veterano en estas lides, y que aún escogía el sitio cuando a su compañero le dio por sacar del agua el gran pez. ¡El primero sería el único!

Había probado un par de lanzamientos, mientras trataba de mantener la estabilidad con las botas en el barro. ¿Cuan lejos podría llegar? En la primera recogida, algo tropezó con el arte. ¿Una trucha? Segunda recogida: de nuevo el mismo freno. A la memoria regresaban imágenes de la niñez, cuando con una sencilla caña, ahogando a una miñoca, la boya se hundía repetidas veces, señal inequívoca de que había que sacar con rapidez: mordieron el anzuelo. Así, a la tercera, el poderoso animal tragó y mostró toda su resistencia a abandonar el líquido elemento.


viernes, 13 de mayo de 2011

Buena temporada del salmón en los Ríos Pas y Asón en Cantabria


La campaña salmonera avanza a velocidad de crucero. Sin prisa pero sin pausa, se han pescado ya 47 salmones. Lidera la tabla el río Pas, con 28 capturas, que sitúan a tiro de piedra el cupo máximo permitido de 40 piezas. Si el río crece algo en los próximos días, la temporada del salmón no tardaré en cerrarse.
 
El pasado viernes esta cuenca despuntó con nueve peces. El sábado 7 salieron otros tres, en los acotados de Puente Viesgo, Covanchón y Güedes. Desde entonces, el bajo nivel de las aguas ha ralentizado las capturas: dos en Puente Viesgo, domingo y miércoles, y otra en La Barca, donde Francisco Martínez Villegas clavó el martes un salmón de 5,4 kilos en el pozo de la Argolla. De este modo, tan sólo faltan por estrenarse los dos cotos del curso bajo: Castañalón y La Cantera, así como la zona libre de Vargas.
 
Los ribereños aseguran que hay bastantes salmones en sus aguas, si bien algunos de ellos ya han 'tocado hierro'. Es decir, se han escapado, de modo que se antoja complicado que vuelvan a entrar. Además, se está quedando bajo de nivel, situación que frena futuras capturas. ¿La solución? Una punta de agua que 'alegre' el río, haga moverse a los salmones y permita la entrada de nuevos procedentes de la mar.
 
El Asón, por su parte, se ha estancado en los últimos días. Lleva 14 piezas pero desde el pasado viernes tan solo se han izado a tierra 3 salmones, dos de ellos el día 6, en la zona libre de Udalla y en Batuerto. El último en sumarse a la estadística se pescó el pasado miércoles, de nuevo en la zona libre de Udalla. Pesó 4 kilos exactos y entró a la esquila. Al igual que sucede en el Pas, a poco que mueva el río los ribereños estarán en disposición de izar los 11 peces que restan para que alcance la cuota máxima autorizada, cifrada en este caso en 25 salmones.
 
Deva y Nansa, que llevaban tan sólo el 'campanu', han contribuido estos días a la estadística general. Dos lleva el río más occidental, el del Matadero del día de apertura y un segundo pescado recientemente en el coto Infierno. Y tres el Nansa, dos en Bejar y un tercero en Olios, según datos proporcionados por responsables del Servicio de Conservación de la Naturaleza del Gobierno regional.
 
Las noticias que llegan desde la comunidad vecina también invitan al optimismo. En Asturias, donde no se ha establecido límite de capturas alguno, se llevan pescados 222 salmones, repartidos de este modo: Eo, 23; Esva, 14; Narcea, 46; Sella, 94, y Deva-Cares, 45.

Descomunal trucha pescada en el Río Grande de Baio


No hay más que ver la foto para darse cuenta de que el protagonista humano de la misma, Avelino Niño Barreiro, ha atrapado una trucha de enormes dimensiones. Para ser exactos, 59 centímetros y 2,36 kilos. El pescador, socio del club Río e Mar de Baio, la capturó el domingo en Torelo, en el río Grande y podría dar mil y una vueltas para contarles cómo fue su hazaña. Sin embargo, es mejor, por su calidad, que les reproduzca las palabras del compañero de Avelino en tal gesta. José Antonio Grela, que se define como filólogo, teólogo y piscatólogo, debería añadir, además, el de fantástico narrador. Él lo contó así:

«Dicen que las historias de pescadores y cazadores guardan muchas concomitancias con las fábulas. Pero de esta, estimado lector, da buena cuenta un servidor, y no será menester un Cide Hamete Benengeli para dotarla de mayor verosimilitud.

Después de terminada la misa y la romería de Santa Irene, en Salto, escuché los gritos de mi compañero de rapala: ¡Ehhh... Ehhh... Ehhh...! Parecían una traducción «a la gallega» del código de emergencia internacional: ¡Mayday, Mayday!

Mal como pude, di alcance al sonido, justo cuando este comenzó a cambiar su emisión por el de ¡Dios! ¡Dios! Al instante le vi saltar al río, entre las zarzas y demás flora espinosa, sin saber si daba o no pie, como si se lanzase desde un helicóptero. La lluvia no daba tregua, de vez en cuando otro cohete nos reventaba el diafragma. Al rato sube el hombre, tembloroso, con problemas de dicción, hiperventilando... Con su retoño en el regazo se deja caer tendido supino, las piernas abiertas, se oye el corazón.

Con la llegada del reposo nos unimos en un abrazo. ¡Ay del pescador sin testigo, sin piscatus [en latín: pez recién sacado del agua], y sin abrazo!, será víctima del complejo de Casandra, el síndrome o pecado que padece, quien no es creído».

No explica José Antonio el destino de la trucha, pero, seguro, que dieron buena cuenta de ella.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Imágenes de los dos salmones del Lérez










Salen de golpe los dos primeros salmones 2011 del Río Lérez

Tardaron en salir pero al fin el río Lérez dio ayer sus primeros campanos, diez días después de que se abriera la temporada. Los pescadores afortunados fueron la leonesa Isidora Francisco Álvarez y el asturiano Luis Moirón García, ambos vecinos de Madrid y que vienieron, con su cuadrilla, ex profeso a gozar de «la joya de río que tienen ustedes, de su entorno y gastronomía», en palabras de Moirón. Las magníficas piezas de 6 y 5,1 kilos fueron capturadas en el coto de Monte Porreiro por la mañana, a las 14 horas, y por la tarde, a las 18 horas, respectivamente.


Según explicaron, la captura de estos dos ejemplares se llevó a cabo en el conocido como "pozo del roble". Si hasta ahora los pescadores que probaron fortuna en el coto de Monte Porreiro habían utilizado cucharilla como cebo con escasa suerte, parece que la clave estuvo en el uso de cebo natural, es decir "miñoca" y quisquilla cocida, ya que estos dos pescadores aseguran que en el río "hay salmón".

Isidora Francisco, leonesa de nacimiento pero vecina de Madrid, explicaba ayer que no es la primera vez que ella y su marido optan por el coto de Monte Porreiro para probar suerte. Su esposo es asturiano y de ahí la pasión que muestra por la pesca del salmón debido a la gran afición que existe por este deporte en los ríos del Principado. "Ahora mismo residimos en Madrid, pero no es la primera vez que mi marido elige este coto y nos desplazamos a propósito. Lo cierto es que lo solicitamos porque teníamos que viajar por cuestiones laborales, nos salió la oportunidad para hoy y la verdad es que la suerte nos ha sonreído", aseguraba esta pescadora.

Isidora Martínez dice que ella y su marido practican este deporte desde que contrajeron matrimonio: "Llevamos 17 años casados y me ha pegado la afición, de hecho tenemos dos hijas y las estamos involucrando en este hobby, se puede decir que crecieron tomando el biberón en los ríos", relata.
Aseguran que el destino del salmón será una comida familiar en la que degustarán las piezas procedentes del Lérez. También quisieron agradecer la ayuda de "Los Morenos", auténticos conocedores del río que los acompañaron en la jornada de pesca. "Creo que es necesario aprovechar los recursos tan espectaculares que tiene este río. A veces nos vamos a Alaska y a Noruega a pescar salmón cuando aquí hay grandes recursos que hay que potenciar y mirar por ellos", finalizan.

martes, 10 de mayo de 2011

Rechaza 3.000 euros por el salmón de 9 kgs. del Ulla

El mismo sábado, día en que Manuel Ángel Calvo Tarrío pescó el gran salmón en el concurso de pesca organizado por la sociedad Río Ulla, rechazó una suculenta oferta por él: Tres mil euros. Se la hizo un asturiano que acompañaba a otro competidor y que podría actuar como intermediario para un restaurante del Principado.


En principio, el estradense dijo que se lo pensaría. Consideró meditar la propuesta y comprarse con el dinero de su venta una bicicleta nueva de triatlón (modalidad deportiva que practica). Sin embargo, después de recapacitarlo, optó por quedarse con la pieza para disfrute propio y de sus allegados.

«Esto pasa una vez en la vida y hay que disfrutarlo cuando viene», asegura Calvo, quien ayer se dedicó a trocear y congelar las rodajas para darle salida en una primera comilona con familiares y amigos.

Aunque la fecha está por determinar, las cocineras y preparación ya se han decidido: a la plancha, ahumado y guisado con almejas. «Y aún va a quedar salmón para otras comidas», apunta el vecino de Toedo.

El ejemplar, el más grande visto en las últimas dos décadas en las riberas estradenses, bastó para que Calvo consiguiera un segundo puesto en la 35.ª edición del Concurso de Pesca de Salmón que organiza la sociedad Río Ulla. «Fue más satisfacción la pieza que el puesto», afirma el pescador, que con este última suma tres segundos puestos consecutivos en la competición.

El estradense es un triatleta veterano y, además, pesca desde que tenía 4 años, edad a la que un guarda le pidió por primera vez la licencia cuando se dirigía con un cesto lleno de truchas hacia su casa. Aún recuerda su nombre, Pascual. Estos días se lo encontró y recibió su felicitación por la sonada captura.

Pero la actividad de Calvo no cesa con la pesca. El próximo fin de semana cambiará la caña por la bicicleta. Participará en el Aviaman, un concurso de media distancia de triatlón para el que lleva preparándose desde octubre. Mil trescientos metros a nado, sesenta kilómetros en bici y quince a trote en los que la resistencia es determinante, como lo fue en la hazaña del pasado sábado.

lunes, 9 de mayo de 2011

Finaliza el 35ª concurso de pesca del salmón de A Estrada



El listón de la 35ª edición del Concurso de Pesca do Salmón de A Estrada ha quedado muy alto: nueve piezas capturadas-lo máximo permitido y que iguala el récord del 2008-, y uno de los ejemplares de casi un metro y más de nueve kilos, dimensiones que no se recordaban desde hace años.

Ganó José Luis Souto Martiñeira, que logró alzarse con la victoria tras capturar ayer dos ejemplares. Este vecino de Santa Cristina de Vea pescó un salmón de 4,301 kilos, por la mañana, y otro de 5,439 kilos, por la tarde. El segundo puesto del concurso fue para el también estradense Manuel Ángel Calvo Tarrío, que logró capturar el sábado la pieza que causó asombro: 9,062 kilos y 96,5 centímetros. Ismael Baloira, de Berres, fue tercero tras sacar del río Ulla un ejemplar de 6,10 kilos.


Después de las cinco capturas con las que se cerró, antes de la hora prevista, la jornada del sábado, los cuatro salmones que tenían permitido pescar ayer el medio centenar de deportistas participantes se lograron en el coto de Ximonde, de donde salieron la totalidad de las piezas pescadas en esta edición. El último fue apresado a las 19.45 horas, por lo que el concurso tuvo que clausurarse, al completarse el cupo, 15 minutos antes de la hora fijada.


En el segundo día de la competición, fueron tres los pescadores que sacaron de Ulla un salmón. En el caso del ribereño Luis Souto Martiñeira fueron dos, una pieza de 5,400 kilos y otra de 4,700. El pescador de Couso Salvador Ortega logró capturar un ejemplar que rondó los 4,700 kilos. José Luis Mirás, sacó del río el último salmón del concurso, de más de 5 kilos.



A las 21.00 horas los participantes se dieron cita en el Hotel Summa de A Estrada para asistir a la entrega de premios. El primer clasificado fue Luis Souto Martiñeira, por haber obtenido dos salmones. El segundo premio fue para Manuel Ángel Calvo, el pescador que el sábado logró el salmonazo. El tercer puesto fue para Ismael Baloira, que se hizo con un salmón, el primer ejemplar que se sacó del río en esta edición, de más de 6 kilogramos.


El director xeral de Conservación da Natureza de la Consellería de Medio Rural, Ricardo García-Borregón asistió a la entrega de premios y visitó en la jornada de ayer los cotos de Couso, Sinde y Ximonde. Consideró al Río Ulla como el referente gallego por excelencia en el universo salmonero.



García-Borregón subrayó el exitoso arranque de la campaña de pesca de salmón y las buenas perspectivas que dibuja hasta ahora el volumen de capturas. En este sentido, el citado departamento autonómico recordó ayer que el primer ejemplar pescado fue un salmón repoblado, ya que carecía de aleta adiposa y tenía inserta una micromarca. El director xeral de Conservación da Natureza consideró que el concurso que promueve la citada sociedad estradense debe ser potenciado.



En los años 90 se apreció un importante descenso del número de capturas de salmón, por lo que la administración tomó medidas para el control de la pesca de esta especie. La Xunta apuntó ayer que estas actuaciones condujeron a una mejora evidente de las población y un notable incremento de las capturas en los últimos años. En el coto de Ximonde, el cupo por día y personas es de cuatro, permitiéndose seis capturas en Sinde y otras seis en Couso. El número de salmones que la consellería autoriza pescar esta temporada es de 36.