viernes, 6 de enero de 2017

Subastan un atún por 600.000 euros





Kiyoshi Kimura, el propietario de la cadena de restaurantes Sushizanmai, volvió a adjudicarse el primer atún rojo del año. Por sexta vez consecutiva, su puja fue la más alta realizada en la lonja de Tsukiji. Así es que, a golpe de chequera, Kimura se llevó para sus locales un atún rojo capturado en Oma, en la prefectura de Aomori (norte de Japón), al norte de Japón, de 212 kilos de peso por 606.598 euros (74,2 millones de yenes). Es decir, a 2.863 euros el kilo. 

El precio es el segundo más alto de la historia ofrecido por la primera pieza del año. Y es precisamente el propietario de Sushizanmai el que tiene entre sus logros el haber sido el que más ha pagado nunca por un atún rojo. Al menos ahora se ha ahorrado unos yenes con respecto al 2013, en el que la hazaña le costó 1,27 millones de euros. «El atún me ha salido un poco caro», bromeó, como todos los años, Kimura.

Pero el empresario es consciente de que ese gasto que en la contabilidad de su empresa figura en el capítulo de compras, es, en realidad, un trasvase de la partida de la inversión publicitaria.

Porque eso es lo que busca el restaurador: llamar la atención de los medios y dar publicidad a su cadena de restaurantes de sushi. Esa estrategia de ofrecer cantidades desmesuradas por un atún por el que los minoristas no suelen ofrecer más que 70 euros le sale bastante más económica que lanzar una gran campaña publicitaria.

Falta por saber si la subasta del primer atún del año será la última que se celebre en el mercado de Tsukiji. La lonja debería haber cerrado sus puertas el pasado 7 de noviembre, pero el traslado no pudo hacerse por la contaminación que presenta el terreno de la nueva rula.




Fuente: La Voz de Galicia

sábado, 31 de diciembre de 2016

Una pescadería avilesina exhibe una lubina de diez kilos


Samuel Guillén, con la lubina en sus manos


La pescadería Casapesca, ubicada en la calle de González Abarca, exhibe en su mostrador una descomunal lubina de diez kilos que llama la atención de cuantos entran en la tienda al punto de que muchos no se resisten a hacerse fotos con el pez para compartir su excepcional tamaño en las redes sociales.

La pieza llegó a puerto tras ser pescada por un pinchero de los que vende en la rula y aunque de momento no está a la venta, y por tanto no tiene precio, lo más probable es que acabe en la cámara de un restaurante, pues su gran tamaño la hace ideal para ser cocinada en estas fechas.

Los propietarios de Casapesca suelen adquirir todas las piezas que llegan a la rula y destacan por su rareza, ya sea debido al tamaño u otra circunstancia. En este caso, y pese a que diez kilos son un peso más que respetable para una lubina, aseguran que no es la mayor que pasó por la pescadería, pues hace años llegaron a tener a la venta una de once kilos.




Fuente: La Nueva España

Subastada una robaliza de nueve kilos






El Muro recibió a primeros de mes varias piezas de robaliza pescadas en la Costa da Morte, pero llamó la atención una de ellas que pesó en la báscula casi nueve kilos.

El róbalo fue adquirido por el propietario de la pescadería Seixo Branco, en los Mallos, a 35 euros el kilo.



Fuente: La Voz de Galicia

lunes, 14 de noviembre de 2016

La flota comienza la campaña de la centolla con pocas capturas





La campaña de la centollo arrancó en la ría de Arousa con escasas capturas. Cerca de un centenar de barcos, la mayoría de ellos de O Grove, salieron esta mañana a recoger los aparejos que dejaron ayer en el mar. Pero han encontrado poco marisco. Según los pescadores, una de las razones que podría explicar esta carestía es la intensa luna llena de los últimos días, ya que según ellos el crustáceo se mueve más (y, en consecuencia, es más fácil que caiga en los "miños") en las noches más oscuras.

Esta situación podría propiciar que el centollo adquieran buenos precios esta tarde en las lonjas. La subasta en la de O Grove empieza a las 17 horas, y en la de Cambados, a las 18.30 horas.

Con la apertura del centollo, considerado "el rey de los mariscos", ya han comenzado las campañas de algunos de los productos más cotizados de las aguas gallegas, como son también la vieira o la volandeira.


Fuente: Faro de Vigo

domingo, 30 de octubre de 2016

De anguilas y lampreas





Galicia no puede entenderse sin merluza, sardina y congrio. Pero tampoco sin lamprea, salmón o angula, esas especies a ratos marinas y a ratos continentales tan vinculadas, sobre todo, al río Miño. De esas especies migratorias habló en el Foro dos Recursos Mariños de O Grove Fernando Cobo, doctor en Biología y director de la estación de hidrobiología Encoro do Con, que detalló el estado de esas variedades en Galicia, acompañando ese resumen de numerosas curiosidades sobre cada población.

La de la anguila, además de apasionante, aparece plagada de conocidos personajes. El primero, Aristóteles, que aseguraba que la angula provenía «de las entrañas de la tierra», directamente del fango. Eso se debe a las dificultades para encontrar en el ejemplar gónadas, ovarios, testículos o resquicios de su sexualidad. Que se lo digan a Freud (sí, el mismo Sigmund Freud), que en su primera investigación llegó a abrir más de 400 anguilas para tratar de dar con los testículos del animal. «No los encontró nunca», dijo Cobo, pero el empeño del neurólogo austríaco da para más de un chascarrillo con lo del trauma que pudo suponer esa infructuosa empresa y su relación con el complejo de castración que describió el precursor del psicoanálisis.

También la Carlsberg, sí, la conocida cerveza danesa que se tenía a sí misma por probablemente la mejor del mundo -confiando en que Hijos de Rivera no esté escuchando-, tiene relación con la angula, aunque en este caso por filiación política. Su millonario propietario, J. C. Jacobsen, fue el que financió la travesía en barco que permitió a Johannes Schmidt descubrir que todas las angulas salían del mar de los Sargazos y que de ahí se dispersaban hacia los ríos de América y Europa. ¿Qué interés tenía el patriarca Carlsberg en la angula? Ninguno. Básicamente cumplir el capricho del marido de su hija, empecinado en dar con el misterio de los leptocéfalos. Un empeño al que dedicó 20 años y los otros diez que tardaron en publicarle el estudio.

Y aún hoy, dos siglos después, la anguila sigue siendo un misterio, acrecentado si cabe porque apenas hay constancia de anguilas capturadas en alta mar, cuando haberlas tiene que haberlas, dado que regresan de los ríos europeos al mar de los Sargazos -en el Atlántico septentrional- para reproducirse.

Galicia no escapa a la tendencia que la anguila muestra en toda Europa: su población ha caído tanto que la Comisión Europea hizo saltar las alarmas y en el 2007 aprobó un plan de recuperación de la especie. Un plan que obliga a destinar a repoblación un 30 % de las angulas que se capturan, amén de prohibir completamente su exportación a países asiáticos, que antes adquirían para su engorde y posterior consumo ya convertidas en anguilas. En España ha habido un descenso drástico de las capturas, en Asturias, Valencia, el delta del Ebro, el País Vasco y, por supuesto, en el Miño, que los pescadores gallegos comparten con los portugueses.

Ahora bien, Fernando Cobo defendió que los reglamentos que establecen el plan de recuperación de la anguila están obsoletos. Así, permiten capturar ejemplares cuando pasan de determinado tamaño cuando son precisamente esas piezas las que tendrían que emprender el regreso al mar de los Sargazos para reproducirse y dar continuidad a la especie.

Otra cuestión atañe a ese 30 % que debe dedicarse a repoblación «en lugares de acceso al mar». Está estipulado el porcentaje, pero no quién debe repoblar y mucho menos quién debe correr con los gastos, en especial en un río transfronterizo como el Miño: «¿La Xunta de Galicia? ¿Medio Ambiente de Portugal? Llegó a plantearse que fuese la Armada, dado que forma parte de la comisión de límites, explicó Cobo.

Así que lo que se hace es permitir que los pescadores vendan todo lo que capturen y detraer ese 30 % de los miles de angulas que se concentran en el embalse de Fieira, a donde les lleva esa memoria genética que les conduce al sitio de donde salieron sus padres y que les hace oler a miles de kilómetros de distancia partículas infinitesimales de agua dulce. Ni que decir tiene que el aroma del Miño atrae manadas de leptocéfalos.

El periplo vital de la lamprea es, a juicio de Cobo, una metáfora «muy triste» de nuestra vida. Nace en el río, madura en el mar y vuelve de nuevo a las aguas dulces para reproducirse una sola vez y morir. Pero en ese regreso ya está medio ciega, sin dientes, con serios problemas de corazón y con el hígado hipertrofiado porque acumula demasiada grasa.

Galicia es zona de gran abundancia de larvas. En Escandinavia, por ejemplo, su presencia es testimonial. El aspecto extraño que le confiere el no tener mandíbula la ha convertido en protagonista de no pocas leyendas y está metida en el folclore de Galicia y de Portugal, donde se captura, se vende y se consume. Y tanto que se consume. Según Cobo, si se suma toda la lamprea que se sirve en los restaurantes del Baixo Miño, el resultado es diez veces superior a las capturas que se declaran.

El grupo de Cobo consiguió por primera vez en el mundo una recaptura de lamprea en el marco de un programa de marcado que realizaron. Fue la única que recuperaron de las 3.000 que señalizaron. 116 marcas se encontraron en un comedero de garzas; una, en excrementos de nutria; de otros cientos nunca más se supo, y una la capturó un pescador al que los biólogos recompensaron con un jamón y una botella de whisky. La encontró 13 meses y medio después de su suelta y en ese espacio había tenido un crecimiento espectacular: «Se liberó con 22 centímetros y 20 gramos de peso y se recogió con casi 90 centímetros y 1,2 kilos. Una auténtica lotería, pues, a diferencia del gallego, la lamprea no es morriñenta y no vuelve al lugar donde nació, sino al primer caudal de agua dulce que encuentre.



Fuente: La Voz de Galicia

domingo, 18 de septiembre de 2016

Pescan en Salamanca un hucho de 17 kilos





El pescador Manuel López Martín hizo historia el pasado mes de Julio al hacerse en el coto de Villagonzalo 2 con un salmón de 1,20 metros que pesó 17 kilogramos, el tercer ejemplar más grande de la historia de cuantos se han capturado en España.

Este ejemplar fue pescado con cucharilla y un hilo de 22 milímetros. López Martín empleó 30 minutos en la captura, que tuvo lugar a las 10:15 horas. En ese momento se encontraba solo y sin sacadera lo que hizo todavía más complicada la captura. “La lucha fue dura pero satisfactoria tras poder lograr este magnífico ejemplar de hucho que solo es posible encontrar en este río”, explicó el orgulloso pescador.







Fuente: Salamanca24horas